Últimos temas
» What kind of man ❈ Priv.
Jue Dic 10, 2015 5:11 am por Rafael E. Montoya

» Talking in your Sleep ▲ Privado
Miér Nov 11, 2015 6:46 pm por Freyja A. Morgenstern

» Various Storms & Saints ▲ Privado
Dom Ago 30, 2015 1:23 am por Freyja A. Morgenstern

» I love you like a murder | Gian
Mar Ago 18, 2015 1:14 am por Gian A. Abbatelli

» Long & Lost | Emilie
Dom Ago 16, 2015 4:46 pm por Emilie Brahms

» Jeux d'enfants ▼ Privado
Vie Ago 14, 2015 5:21 am por Invitado

» Bad Blood ♞ Privado
Vie Ago 14, 2015 3:30 am por Invitado

» Pain demands to be felt ᴥ Privado.
Miér Ago 12, 2015 11:31 pm por Renzo A. Abbatelli

» Until we bleed △ Priv. + 18
Miér Ago 12, 2015 10:30 pm por Piero Sforza


Talking in your Sleep ▲ Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Talking in your Sleep ▲ Privado

Mensaje por Freyja A. Morgenstern el Miér Nov 11, 2015 6:46 pm

When you close your eyes and you fall asleep
And it's down to the sound of a heartbeat
I can hear the things you're dreamin' about
When you open up your heart and the truth comes out

I hear the secrets that you keep
When you're talking in your sleep

— The Civil Wars—




ISTAMBUL, TURKEY ▲ MAGIC WORLD ▲ NOV 2015

Freyja volvió a sonreír dormida. Las yemas de sus dedos se cerraron con propiedad sobre el costado derecho de Altaír, apoyando su antebrazo sobre el estómago masculino, sintiendo así su acompasada respiración. La rubia inhaló por centésima vez esa extraña mezcla derivada del perfume en el cuello del pelinegro y la sutil absenta que despedía su aliento, despertando cuando el olor en sus fosas nasales se hizo más fuerte.

Quitó la cabeza del hombro ajeno y sus ojos se quedaron fijos en las marcadas facciones, en esa simetría que le encantaba tanto admirar. Soltó el agarre de su cintura y acarició dulcemente algunos mechones de su cabello que caían sobre su sien izquierda, bajando por su oreja y mejilla, hasta desaparecer en su hombro. Suspiró y besó tiernamente la comisura de sus labios, mientras la palma de su mano sentía los latidos de su corazón, uno de sus pasatiempos favoritos. Palpando un poco más allá, Freyja encontró el reloj de bolsillo y lo extrajo para ver la hora.

¿Las ocho?. — se preguntó, frunciendo el entrecejo. Por un par de segundos observó fijamente el aparato, parecía estar funcionando correctamente. — ¿Cuándo fue que…—sus ojos vagaron de inmediato al álbum de fotografías que reposaba en el regazo del mortifago. —Juro por Merlín que si te hubiese conocido en esas fachas no habrías aguantado todas mis burlas. Incluso, me hubieses odiado. —dijo, riendo con ligereza.

Acarició la vieja fotografía de la familia Abbatelli, donde Altaír a penas y era un pequeño niño. Freyja echó un vistazo a su alrededor y suspiró al ver que la cantidad de álbumes familiares de él sobrepasaba en gran manera la suya. La rubia no conocía a todos los miembros Abbatelli, solo sabía por boca de Altaír lo severos que eran sus padres y las muy arraigadas costumbres que profesaban; más con todo eso, al menos había prueba de momentos que toda familia como esa debía tener, todas menos los Morgenstern. Ricos, puristas y tradicionales, pero carentes de unión familiar que al menos vendían los Abbatelli en las fotografías. Ni siquiera había podido demostrar que ella de bebé era más adorable que Altaír, porque no pudo encontrar fotografías suyas con menos de cuatro años. No se había percatado lo descuidada que su madre era hasta ese momento en el que sus ojos se concentraron en el álbum a su derecha, donde una pequeña niña rubia le devolvía la sonrisa.  

Tomó un şekerpare de la mesa de centro, lo sumergió en su copa de absenta y lo mordisqueó. Se volvió hacia Altaír con la intención de despertarlo, pero un ruido en la habitación principal y la repetición de éste, le hicieron cambiar de opinión. A pesar de la agitación en su pecho, se levantó con cuidado y sacó su varita. Mientras subía las escaleras  la idea de que algún enemigo hubiese irrumpido en el apartamento le aterrorizó, pero la lógica se interpuso de inmediato, convenciéndola que ningún rebelde viajaría hasta Turquía para acabar con el hombre que amaba. Se dio ánimos a sí misma, repitiéndose que las decisiones pasadas del pelinegro no incluirían en el futuro de ambos, que el pasado de ninguno no tenía cabida y mucho menos para dañar nada. Lo que Freyja no sabía era cuán equivocada estaba.

Ni siquiera se fijó en que la habitación principal ya no parecía un dormitorio sino un estudio. El lugar no tenía diferencia con cualquier otro estudio: las paredes estilo barroco cubiertas por estanterías repleta de libros, una gran alfombra se extendía por todo el piso, un viejo piano con kilos de polvo sobre la cubierta, y una chimenea de piedra encendida. Sus ojos vagaron desde los trozo de madera llameantes al gran sillón que se encontraba metros más allá. Freyja abrió los ojos sorprendida por el llanto desesperado de un hombre, balbuceaba cosas alas que no prestó mucha atención en ese momento, absorta en la expresión desdichada del infeliz y sobretodo del arma de fuego con la que se apuntaba a la sien.

Por Merlín. —murmuró, cometiendo el error de soltar la varita y cubrirse la boca con las manos. —Señor, por favor, por favor espere. —le pidió, avanzando dos pasos hacia él. El hombre no parecía haberse percatado de la presencia ajena, Freyja pensó que estaba tan ensimismado que no la había oído, pero el que girara la cabeza cuando una niña rubia entró corriendo le indicó lo contrario. De repente, él se agitó más cuando la pequeña le mostró algo y en cuestión de segundos el panorama cambió.

Una tercera persona entró en la habitación, una mujer. Le gritó al hombre, tratando de evitar lo que hace un segundo había sucedido: el impacto de bala cayó en el interior de la chimenea, agitando más las llamas. La sangre había salpicado en toda piedra empotrada, la niña gritó y corrió en dirección al cadáver desfigurado.  

Freyja gritó, apretando contra su pecho el reloj de bolsillo, el cual se esfumó sin explicación alguna.


avatar
Freyja A. Morgenstern

Parchment : 12
Fecha de inscripción : 16/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.