Últimos temas
» What kind of man ❈ Priv.
Jue Dic 10, 2015 5:11 am por Rafael E. Montoya

» Talking in your Sleep ▲ Privado
Miér Nov 11, 2015 6:46 pm por Freyja A. Morgenstern

» Various Storms & Saints ▲ Privado
Dom Ago 30, 2015 1:23 am por Freyja A. Morgenstern

» I love you like a murder | Gian
Mar Ago 18, 2015 1:14 am por Gian A. Abbatelli

» Long & Lost | Emilie
Dom Ago 16, 2015 4:46 pm por Emilie Brahms

» Jeux d'enfants ▼ Privado
Vie Ago 14, 2015 5:21 am por Invitado

» Bad Blood ♞ Privado
Vie Ago 14, 2015 3:30 am por Invitado

» Pain demands to be felt ᴥ Privado.
Miér Ago 12, 2015 11:31 pm por Renzo A. Abbatelli

» Until we bleed △ Priv. + 18
Miér Ago 12, 2015 10:30 pm por Piero Sforza


Pain demands to be felt ᴥ Privado.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pain demands to be felt ᴥ Privado.

Mensaje por Invitado el Miér Jul 22, 2015 4:36 am

“That’s the thing about pain. It demands to be felt.”
—John Green, The Fault in Our Stars

No pensaba durar más que dos o tres días en regañar a Renzo e intentar convencerlo de que volviera. A pesar de saber que seguramente haría caso omiso a sus palabras, tenía que intentarlo. Se despidió de sus hermanos menores, diciéndoles que no comieran demasiados dulces y que obligaran a Pyra a cociar y después se devolvió a su casa, donde Freyr la estaría esperando.

Pedirle ayuda había sido un gran paso para ella, pero la persona a la que generalmente acudiría para eso sería Altair, y ese mismo era el desaparecido. Su segundo opción habría sido Pyra, pero necesitaba que alguien cuidara a los gemelos mientras tanto. Al volver a entrar a casa, miró a su alrededor hasta encontrarse con Halliwell y el traslador. Se le revolvió al estómago al ver el baúl que serviría de traslador. Amalia se había negado a aparecerse, la última vez que lo hizo había vomitado de las naúseas. No podía decir que los trasladores no fueran atemorizantes para ella, pero era más viables que las apariciones. —Está bien, estoy lista—listo, haciendo un ademán de estirarse y respirar profundo antes de tocar el baúl.

La sensación de desaparecer de su hogar le revolvió la cabeza. Se obligó a cerrar los ojos hasta que sintió como sus pies volvían a tocar el piso. Al menos  no se había caído de cabeza, como otras veces. Al abrir los ojos, ahí estaba; Italia. Tomó una bocanada de aire, acomodándose el gorro de lana que había decidido usar antes de mirar  Freyr y hacerle un ademán de que le siguiera. Caminó al menos dos cuadras antes de llegar a la gran mansión Abbatelli. —Espero que mis padres no esten—susurró antes de tocar la puerta con los nudillos, lo suficientemente alto para ser escuchada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pain demands to be felt ᴥ Privado.

Mensaje por Freyr B. Valafar el Miér Jul 29, 2015 10:50 pm

Era oficial, Renzo Abbatelli era la persona con la capacidad más increíble para echar sus relaciones amorosas a perder de la forma más dramática posible dentro del mundo mágico. Y Por supuesto, no conforme con volver a tirarlo todo por la borda, el hombre había terminado por huir lejos, como siempre hacía cuando algo al respecto a ese menester salía mal. Freyr lo sabía porque eso mismo había hecho con él, se había alejado lo más posible para después rechazar cualquier idea de reconciliación. En ocasiones le consideraba —tan solo por eso— una persona patética, pero hasta él, un simple Gryffindor, era mucho más inteligente que eso. Si bien la cobardía le resultaba ajena, al menos estaba de acuerdo con Amalia en algo: las personas eran como las cebollas, tenían capas y no se podía dictaminar todo como blanco o negro.

Le sorprendió que Marianne le pidiese ayuda, pero aceptó casi de inmediato, no solo porque de verdad quería echarle una mano a la squib, sino porque aquello, ver a Altair con el corazón destrozado, era una especie de revancha. Lo que había ocurrido con Deidre había sido demasiado terrible como para sentirlo como un ojo por ojo, hasta él podía sentir compasión. Pero aquello, aquello le resultaba terriblemente familiar, era agradable ver al italiano del lado perdedor.

Freyr volvió a la realidad y asintió en cuanto Abbatellli le dijo que se encontraba preparada. Permitió que ella tocara primero el objeto y después, le siguió, apareciendo frente a una Villa que había visitado tan solo una vez en su vida.

Debiste enviar una lechuza primero para preguntar —comentó pero después, recargándose sobre el muro de la entrada, sonrió burlón—. Ah, cierto, no podías porque si no cierto zorro cobarde se habría escapado de nuevo—miró hacia el hierro forjado justo en el momento en el que una elfina doméstica tiraba de él para mirarlos a la cara.

¿Están tus amos en casa? —preguntó Valafar, a lo que la pequeña criatura respondió con un asentimiento de cabeza, especificando que tan solo uno se encontraba ahí, justo la persona a la que querían ver.

Es tu día de suerte, preciosa —dijo entonces, guiñándole un ojo a Amalia para después adentrarse en el salón. La elfina quiso detenerlo, pero entonces miró a la chica y se dio cuenta de quién era. La saludó con una diminuta reverencia y salió corriendo a avisar a Renzo que su hermana había ido a verlo.


IF YOU CAN FAKE SINCERITY, YOU CAN FAKE PRETTY MUCH ANYTHING

You're my guiding light. Little darling, I hope you realize... you're mine:




avatar
Freyr B. Valafar

Parchment : 10
Fecha de inscripción : 15/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pain demands to be felt ᴥ Privado.

Mensaje por Renzo A. Abbatelli el Jue Jul 30, 2015 4:22 am

La cabeza le dolía terriblemente, hacía apenas una semana que había llegado a Italia y sus días habían transcurrido entre alcohol y una auto compasión que definitivamente no debería estar sintiendo. Jamás le había ocurrido algo parecido en la vida y el dolor le estaba consumiendo por dentro.

Había intentado concentrarse en los viñedos y por un tiempo, lo había logrado, sin embargo, por las noches y cuando le apetecía cambiar la poción para dormir por una que le quitara la resaca al siguiente día, permanecía horas en vela hasta que el whiskey de fuego terminaba por fulminarlo sobre el colchón.

Tendría que haber sabido que aquello era una mala idea, desde el primer momento en el que había intercambiado una mirada con el mago golpeador y aun así, había proseguido con la relación, o lo que hubiera sido. ¿Lo peor? Saber que Williams no había tenido la culpa de absolutamente nada. Sí, había sido insensible, pero ese no era un pecado. El verdadero problema era aquel abismo que los separaba y que él se empeñaba en resaltar cada vez que podía.

Tomó una de las botellas vacías que había sobre la mesa y la rompió contra la pared en un ataque de furia un momento antes de que la elfina tocara a su puerta. Altair la hizo pasar y notó de inmediato su temor, respiró profundamente entonces, tratando de tranquilizarse, cosa que no consiguió en absoluto, sobre todo después de escuchar lo que la criatura tenía que informarle. No se molestó en responder a su sirviente, si no que la empujó a un lado para pasar por la puerta y con una rapidez inusitada, fue a dar hasta la estancia en un segundo, donde divisó a Freyir de inmediato. ¡Perfecto, lo que le faltaba!

¿Qué haces aquí? —fue lo primero que salió de su boca. Sus ojos se anclaron en su hermana, intentando ignorar por completo a su acompañante—¿Y con él? —agregó, señalando de mala manera al pelirrojo, que insistía en sonreír con cinismo. Tuvo ganas de sacarlo de su hogar a punta de crucios, pero se contuvo, cruzó los brazos y se acomodó el cabello con una de las manos sin éxito alguno, pues los mechones volvieron a caer sobre su frente casi al instante. Se veía terrible, ojeroso, con la ropa fuera de lugar y con un aroma a alcohol tan profundo que posiblemente ni siquiera un baño hubiera sido capaz de borrar su rastro.

No estaba orgulloso de sí mismo, pero definitivamente tampoco tenía ganas de soportar que el resto le dijeran cuan patético era, cuando estaba él mismo ya consciente de ello.
avatar
Renzo A. Abbatelli

Parchment : 11
Fecha de inscripción : 15/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pain demands to be felt ᴥ Privado.

Mensaje por Invitado el Jue Ago 06, 2015 8:05 pm

Amalia había supuesto que Altair no la iba a recibir con los brazos abiertos y dispuesto a contarle todas sus penas de una buena manera. La squib estaba al tanto de aquello y aún así se había arriesgado a aparecerse en medio de la mansión Abbatelli en Italia. —No lo llames así... es decir, tienes razón, es un cobarde, pero si lo dices de esa manera suena peor—el dijo a Freyr en cuanto mencionó la razón por la que no había enviado una carta antes. Se arrepintió por unos cuantos segundos de haber traído a su comprometido a aquel lugar, sabiendo la historia que tenía con su hermano, pero se consoló a sí misma diciendo que no había tenido otra opción. Fue cuando la puerta se abrió y una elfina doméstica les recibió.

Fue Valafar quién habló y no pudo evitar soltar un suspiro de puro alivio cuando escuchó que sus padres no estaban en casa. Entrecerró los ojos y cuando la elfina le reconoció le dedicó una sonrisa amable. Entró a la mansión, detrás de la elfina y haciendo una mueca de incomodidad. No había puesto un pie en esa casa hace mucho tiempo y la sensación era como nueva. Su decoración, todo le recordaba a su familia y sus años en esa prisión. Se balanceó sobre sus pies, casi agradecida de que su acompañante no dijera nada sarcástico sobre el tema. Y fue cuando su hermano apareció de la nada.

Amalia no recordaba haberlo visto tan despedazado. Lucía horrible. —Buenos días Renzo, también es bueno verte—saludó con sarcasmo en la voz mientras se armaba de valor para lo que venía. Su hermano apestaba a alcohol, no tenía buen aspecto y la tensión podía hasta respirarse. —Él solamente me hizo el favor de traerme—respondió, señalando a Freyr y esperando que no complicara demasiado las cosas. —Y yo vine hasta aquí porque soy tu hermana y... —mierda, se le olvidó lo que iba a decir. —pues me preocupo con buena razón—le miró de arriba a abajo, se cruzó de brazos y respiró profundo.

Estás hecho un desastre, no respondes letras y te vas solamente dejando una carta atrás. ¿Acaso te has vuelto loco? ¿Piensas dejar todo atrás solamente porque alguien rompió tu corazón?—comenzó a parlotear.

Era cierto que ella no podía entender muy bien como se sentía, jamás le habían roto el corazón y eso era algo que ya había conversado con su hermano mayor. —Necesitas controlarte—sentenció y miró a Freyr, como si esperara a que dijera algo también. Amalia pensó  que quizás algunas palabras de su ex-amante lo alentarían o le harían sentir mejor... después de todo, esos dos tenían una historia cuando se trataba de corazones rotos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pain demands to be felt ᴥ Privado.

Mensaje por Freyr B. Valafar el Miér Ago 12, 2015 11:10 pm

Vale, vale, disculpa —dijo, alzando las manos, satisfecho al menos porque Amalia había admitido que su hermano era un cobarde. Se encogió de hombros después y esperó, recargado contra el muro, hasta que por fin, el susodicho hizo su aparición.

Soportó una sonrisa burlona, aquello era en definitiva mejor de lo que había esperado. Barrió con la mirada de arriba abajo a Altair y sonrió, sin poder evitarlo. El hombre sobreviviría, era claro y para él, era simplemente maravilloso poder observarlo en aquel estado deplorable.

¿Qué demonios Abbatelli? Esa no es la manera de recibir invitados —le molestó, permitiendo que Amalia tomara la palabra después, guardando silencio a pesar de todo. Más que ir a ver a su antiguo compañero de juegos sufrir, había ido porque aquella era una oportunidad irrepetible para pasar tiempo con la squib, viajar por Italia parecía como un buen plan, sobre todo cuando todavía estaba tratando de conseguir su confianza.

Eso mismo Altair, de verdad ¿vas a quedarte aquí a llorar por los rincones? —y no pudo mantener la fachada de buen hombre por mucho tiempo, no cuando le ponían todo aquello en bandeja de plata.

Pero ya en serio, jugar con el alcohol es una mala jugada —agregó después de un instante, al notar la mirada que la mujer le había dirigido, sintiéndose incapaz de seguir molestando—. Quizá… —agregó parándose bien mientras pasaba una de sus manos por el cabello de su nuca—, quizá sea buena idea que los deje solos un rato —agregó, dirigiéndose a la cocina, pues suponía que seguía donde mismo, era raro que personas como los padres de Abbatelli remodelaran casas tan antiguas como esas.

Era mejor irse, después de todo quizá Alair no iba a abrirse por completo si él estaba ahí parado y por más agradable que fuera aquella visión, Freyr estaba dispuesto a sacrificar un poco de su diversión en aras de un bien mayor, sobre todo cuando este significaba avanzar una buena cantidad de pasos en su plan con Amalia.


IF YOU CAN FAKE SINCERITY, YOU CAN FAKE PRETTY MUCH ANYTHING

You're my guiding light. Little darling, I hope you realize... you're mine:




avatar
Freyr B. Valafar

Parchment : 10
Fecha de inscripción : 15/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pain demands to be felt ᴥ Privado.

Mensaje por Renzo A. Abbatelli el Miér Ago 12, 2015 11:31 pm

Invitados, tú lo has dicho Valafar. Tú no eres más que un intruso —respondió con sorna, girándose inmeditamente para mirar a Amalia, a quien continúo observando con reproche.

Bonitos buenos días me das —le recriminó, soltando un bufido resignado a continuación, asintiendo con la cabeza, como si quisiera darle a entender a su hermana que era bueno verla también y que de alguna extraña manera, le agradecía la preocupación.

Entonces llegaron las palabras que no quería escuchar, al menos no de los labios de Amalia, porque todos los comentarios sarcásticos de Freyr, se dedicó a ignorarlos. No era idiota, sabía que aquello era una venganza personal y Renzo no iba a dignar con respuestas algo tan infantil como aquello, aunque irónicamente, el estuviese actuando de manera casi tan estúpida con respecto a Cameron.

Quizá, quizá si me he vuelto loco —respondió exasperado, observándolo de mala manera a Freyr en cuanto este abrió la boca una vez más, siguiéndolo con la mirada hasta que se perdió por el pasillo.

Todavía no puedo creer que te comprometieran con él —murmuró, aunque su tono fue lo suficientemente fuerte como para que su hermana le escuchara—. Necesito una copa, no, un par de botellas más, eso es lo que necesito—dijo, acercándose a la mesita de la sala que tenía una botella de brandy fabricado por elfos, se sirvió una copa y fue a sentarse al sillón, hundiéndose entre los cojines.

En otra época jamás se habría atrevido a probar más de un dedo de brandy elfico, no porque fuera de mala calidad, sino porque su sabor era de verdad potente. Pero en aquella ocasión, aquello era lo último que le importaba.

¿Para qué viniste? —preguntó, esta vez con cansancio—Ya sabías lo que te encontrarías, de verdad no tenía ganas de que ninguno de ustedes me viera en estas circunstancias —agregó con pesar, pensando en sus hermanos, sus padres importaban poco, después de todo lo pasaban de viaje y ni siquiera se habían dado cuenta de lo que ocurría el día en el que llegó desde Inglaterra.

Han pasado solo unos días, ¿sabes? No merezco siquiera un poco de desahogo —preguntó, sí, seguía sonando patético y por esa razón dio un trago largo a su bebida, intentando hundir el creciente odio que comenzaba a sentir por sí mismo una vez más.
avatar
Renzo A. Abbatelli

Parchment : 11
Fecha de inscripción : 15/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pain demands to be felt ᴥ Privado.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.